Lechuga romana – Propiedades

Lechuga Romana

¿Qué es la lechuga romana?

La lechuga romana (Lactuca sativa), también conocida como cos, es una Lechuga que produce cabezas alargadas, tiene hojas de color verde intenso largas con una textura crujiente y sabor profundo.

La lechuga romana es considerado más nutritivo y tiene más volumen que otras, es una de las verduras más populares en América, después de la papa.

Origen

La lechuga romana tuvo su inicio como una maleza mediterránea. El nombre proviene de palabras en latín refiriéndose a su jugo lechoso que se encuentra en las costillas de sus hojas.

La lechuga ha sido cultivada y consumida cocida o cruda por casi 5,000 años y es probable que sea la forma más antigua de lechuga cultivada.

En las tumbas egipcias se encontraron pinturas de lechuga con hojas largas y puntiagudas, parecidas a la romana.

Caracteristicas

La lechuga romana de buena calidad tendrá cabezas bastante grandes, moderadamente firmes y hojas gruesas.

Las hojas serán de color verde medio a oscuro y se mezclarán con nervaduras o venas casi blancas.

Muchos consideran que las cabezas grandes y uniformes con hojas anchas y bastante sueltas son las mejores.

Esta lechuga ha ganado una gran popularidad en la última década como el ingrediente clave en las ensaladas César.

Tiene una forma de pan con hojas exteriores más oscuras. Es de sabor fuerte y textura crujiente. Ha sido favorecido por quienes preparan ensaladas.

Información nutricional de la lechuga romana

La lechuga romana es la lechuga más rica en nutrientes y se puede decir con solo mirarla. Su color más oscuro indica que es más nutritivo y más sabroso.

La lechuga romana es una excelente fuente de vitamina A (en forma de carotenoides), vitamina K, folato y molibdeno.

Además, la lechuga romana es una muy buena fuente de fibra dietética, manganeso, potasio, biotina, vitamina B1, cobre, hierro y la vitamina C . También es una buena fuente de vitamina B2, ácidos grasos omega-3, vitamina B6, fósforo, cromo, magnesio , calcio y ácido pantoténico.

Beneficios de la lechuga romana

¿Quieres maximizar los beneficios para la salud de tus ensaladas?

Comience con lechuga romana para una ensalada que está llena de nutrientes. Las vitaminas, minerales, fitonutrientes y fibra que se encuentran en la lechuga romana son especialmente buenos para la prevención o el alivio de muchas quejas comunes de salud.

Debido a su contenido extremadamente bajo en calorías y alto volumen de agua, la lechuga romana, aunque a menudo se pasa por alto en el mundo de la nutrición, es en realidad un alimento muy nutritivo.

La lechuga romana también tiene una muy buena fuente de fibra dietética, cuatro minerales (manganeso, potasio, cobre y hierro) y tres vitaminas (biotina, vitamina B1 y vitamina C ).

Previene enfermedades del corazón

La vitamina C y el contenido de betacaroteno de la lechuga romana, lo convierten en un verde saludable para el corazón.

La vitamina C y el betacaroteno trabajan juntos para prevenir la oxidación del colesterol. Cuando el colesterol se oxida, se vuelve pegajoso y comienza a acumularse en las paredes de las arterias formando placas.

Si estas placas se vuelven demasiado grandes, pueden bloquear el flujo sanguíneo o romperse, causando un coágulo que provoca un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Controla la presión arterial alta

Además, la lechuga romana es una muy buena fuente de potasio , que en numerosos estudios ha demostrado ser útil para disminuir la presión arterial alta, otro factor de riesgo para la enfermedad cardíaca.

Con su contenido de ácido fólico, vitamina C , betacaroteno, potasio y fibra, la lechuga romana puede contribuir significativamente a una dieta saludable para el corazón.

Reduce los niveles altos de colesterol

La fibra de la lechuga romana agrega otra ventaja a su columna de efectos saludables para el corazón.

En el colon, la fibra se une a las sales biliares y las elimina del cuerpo. Esto obliga al cuerpo a producir más bilis, lo que es útil porque debe descomponer el colesterol para hacerlo. Esta es solo una de las formas en que la fibra puede reducir los niveles altos de colesterol.

Ojos saludables

El color verde oscuro y frondoso de la lechuga romana, contiene luteína y xeazantina, carotenoides que ayudan a mantener los ojos saludables.

Consejos para preparar y cocinar

Como preparar la lechuga romana

  • Para limpiar la lechuga, primero retire las hojas exteriores y con una rebanada corte las puntas de la lechuga, ya que tienden a ser amargas.
  • Corte la lechuga restante al tamaño deseado y deseche la parte de la raíz inferior.
  • Enjuague y seque con una toalla o use un centrifugador para ensaladas si tiene uno disponible para eliminar el exceso de agua.
  • Lave las verduras como la rúcula y el berro como si fuera una espinaca.
  • Recorte sus raíces y separe las hojas, colocándolas en un tazón grande de agua tibia y agitándolas con sus manos. Esto permitirá que cualquier arena se desplace.
  • Retire las hojas del agua, vacíe el recipiente, vuelva a llenar con agua limpia y repita este proceso hasta que no quede suciedad en el agua (por lo general, dos o tres veces hará el truco).
  • Antes de agregar el aderezo, asegúrese de no diluir el sabor.

Como disfrutar la lechuga romana

Algunas ideas de servicio rápido

Dale a los sándwiches crujido extra (y nutrientes) adornando con hojas de lechuga.

Cuando se trata de ensaladas, la única limitación es tu imaginación. Sea creativo:

  • Use una variedad de diferentes tipos de lechugas y agregue sus comidas favoritas. Ya sean verduras, frutas, semillas, nueces, granos enteros, crutones de trigo integral, productos de soya, carnes o quesos, casi todos los alimentos combinan bien con la lechuga.
  • Para una comida interactiva que sea inusual y divertida, coloque las nueces, las verduras picadas, el pollo o el tofu al horno y las hojas de lechuga romana en un plato grande. Luego, todos tienen la oportunidad de hacer sus propios bolsillos de lechuga colocando sus rellenos favoritos en una hoja de lechuga y haciendo una envoltura de emparedado sin pan.

Almacenamiento de la lechuga romana

Las variedades de lechuga romana se pueden guardar en un refrigerador hasta por una semana después de la compra. No guarde la lechuga junto a los plátanos, manzanas, peras o tomates. El etileno que dan estas frutas pondrá en mal estado la lechuga prematuramente.

Lechuga romana – Propiedades
5 (100%) 1 voto

1 comentario en “Lechuga romana – Propiedades”

Deja un comentario